sábado, 25 de junio de 2011

Sobre las restricciones de las luces HID


de Jo Ma Ga, el Viernes, 24 de junio de 2011 a las 19:18
El director de Tránsito y Transporte de la Policía Nacional, general Rodolfo Palomino, aseguró a EL TIEMPO que sus agentes no impondrán comparendos por el uso de luces de alta intensidad (HID).

La polémica por el uso de luces de alta intensidad surgió por una precaria y confusa redacción de la resolución 3027 del 26 de julio de 2010, sumada al desconocimiento técnico de sus autores, que de un solo tajo, pretenden prohibir el uso de este tipo de iluminación que tiene reconocidas bondades en materia de seguridad vial y probada hace muchos años por las más prestigiosas marcas de la industria del automóvil.
De esa norma, algunos agentes de la policía de carreteras se 'han pegado' para imponer comparendos a 'ojo' y sin ningún elemento técnico que permita determinar cuándo las luces son legales o ilegales.
La confusión también radica en que para muchos agentes solamente los vehículos de alta gama vienen con estas luces originales de fábrica, y a esos se les 'perdona', pero a los que tienen luces adaptadas sí les caen.
Y también hay desconocimiento de muchos propietarios de vehículos que adaptan estas luces a sus carros sin tener en cuenta aspectos técnico para su instalación o acuden a sitios en dónde les 'meten gato por liebre' con imitaciones o bombillos de mala calidad.
Por esa razón, ante el reclamo y las quejas de varios lectores de la Sección Vehículos y la revista Motor , el general Palomino aseguró que, mientras se reglamenta de forma adecuada el uso de luces de alta intensidad, instruirá a sus agentes para que en vez de sancionar, hagan una labor pedagógica con los conductores 'invitándolos a mantener el estado original de sus vehículos".
Esto no significa que se permitirá la ilegalidad. Palomino afirmó que sus agentes tendrán en la mira a quienes usen de forma ilegal exploradoras mal ubicadas, 'licuadoras', luces estroboscópicas, luces LED intermitentes en stop, y muy en particular, a los vehículos de transporte de pasajeros y carga que habitualmente son 'engallados' con todo clase de aditamentos luminosos e irreglamentarios.

No todas las luces son de alta intensidad
No todos los bombillos de colores que le ofrecen en el mercado son HID. Algunos solamente son de colores y por eso producen molestia a los otros conductores. O son halógenos (que funcionan con gases provenientes del yodo) de más de 75 vatios, cuyo uso está prohibido.
El bulbo de iluminación de un sistema de Xenón no se basa en el principio de la incandescencia del filamento de tungsteno, como en los sistemas convencionales. Por el contrario, en su interior se contiene una mezcla de gases inertes, principalmente gas xenón, los cuales, al recibir una descarga de aproximadamente de 23.000 voltios, explotan molecularmente generando la luz blanca brillante.
Estos 23.000 voltios se obtienen gracias a la acción transformadora de los balastros, que convierten los 12 V del sistema de baja del automóvil en una especie de 'tormenta eléctrica'. Luego de la transformación, se envía la corriente al bulbo, dentro del cual ocurre la descarga eléctrica haciendo brillar los gases.

Si su carro no los trae de fábrica y quiere instalarlos, tenga en cuenta que una cosa son los HID homologados y otra los bombillos que se instalan en lámparas no concebidas para HID. Esto significa que las lámparas deben tener una 'configuración' en el diseño de su tallado que permita que el haz de luz se despliegue sin encandilar a otros conductores.
Las lámparas HID son pues especiales y cuando se les acoplan a las normales bombillos HID hay que seguir cuidadosamente las instrucciones de conexión y tratar de que se haga en reflectores modernos pues las farolas de viejas generaciones no están previstas para hacer la dispersión de este tipo de haz luminoso.
Por eso, muchos bombillos de este tipo resultan molestos para los otros conductores pues expanden la luz por fuera de los parámetros del código internacional de la ruta.

El CNT y las luces
El actual Código Nacional de Tránsito (CNT) está muy lejos de las nuevas tecnologías del automóvil y en materia de luces su normatividad solamente se limita a un corto enunciado sobre lo que denomina el 'conjunto óptico' que consiste en el "grupo de luces de servicio, delimitadoras, direccionales, pilotos de freno y reverso", que deben tener los vehículos.
Otra anotación corresponde al uso obligatorio de las luces en carretera durante el día (ahora opcional por cuenta de una resolución) y al de exploradoras que deben ir por debajo de la línea del bómper cuando no vienen instaladas de fábrica.
A pesar de existir normas internacionales sobre los colores de las luces, en Colombia esa regulación ni siquiera aparece en el CNT. El color de las luces obedece a un estándar internacional así: (luces delanteras, blancas; traseras o stop y tercer stop, rojo; direccionales y estacionamiento, ámbar es lo técnico para ese color amarillo; y luces de reversa y de posición, conocidos popularmente como 'cocuyos', blanco).
¿Qué son luces de alta descarga?
Las luces HID (High Intensity Discharge) fueron introducidos al mundo del automóvil en 1991 por la casa alemana BMW, y se distinguen en las calles y carreteras por su tonalidad azulosa.
También se conocen popularmente como luces de Xenón basadas en la incandescencia del gas xenón que va dentro de los bulbos y que mejoran sustancialmente la iluminación.
El xenón, al excitarlo con una descarga eléctrica, emite un brillo azul muy intenso, efecto por el cual la tecnología de la iluminación quiso aprovecharlo en la rama automotriz de la ingeniería. Dadas las características de su poder lumínico, a estas luces se les denomina de alto rendimiento, pues superan considerablemente las cualidades tanto de amplitud como de luminosidad de los sistemas halógenos y los convencionales con un consumo de corriente inferior.
Mientras un sistema halógeno emite un haz de luz de hasta 3.000° K (grado Kelvin, unidad de medida de temperatura), el de Xenón lo hace, como mínimo, de 4.300º K , aunque hay sistemas que logran los 12.000°K, pero con efecto púrpura. Para lograr la luz blanca, basta con que la luz tenga una temperatura que oscile entre los 4.300 y los 8.000°K.
El código de la ruta y los parámetros de seguridad
La legislación mundial sobre la iluminación que deben proveer las lámparas de todo automotor, exige que éstas ese ubiquen dentro de determinadas alturas con respecto al piso (los camiones europeos tienen buena parte de sus linternas en los bómperes para coincidir con la altura de las de los automóviles) y también que la dispersión de la luz en posición media o de cruce, sea asimétrica.
Es decir, la lámpara izquierda (en el caso de la conducción con timón a ese lado) alumbra mucho más bajo que la derecha para no encandilar al conductor del auto que viene en sentido contrario. Como las carcasas de las lámparas son de formas opuestas, esta condición viene incluida en su fabricación pues no es viable cambiarlas de lado. Pero cuando hay luces iguales para cada costado, suele existir una unidad con dibujo del cristal o plástico frontal con patrón izquierdo y otro derecho.
Al colocar bombillos no previstos para una lámpara determinada se produce una salida irregular de la luz que desborda estos parámetros de seguridad.

Tomado de el Tiempo.com
Publicar un comentario

Entrada destacada

POLINI, Productos de alta calidad ahora disponibles en Colombia