miércoles, 26 de enero de 2011

Suzuki Burgman 400cc, con ABS


La Burgman 400 ha sido uno de los buques insignia de Suzuki desde su nacimiento en 1999 (fue la primer scooter de 400 cc) y por ello ha ido mejorándolo con el paso de los años. En 2003 le llegó la inyección electrónica, mejoras mecánicas y estéticas. En 2007 nació la versión que conocemos ahora, con algunos cambios en la carrocería, perdiendo la frenada combinada (por desgracia) y, a cambio, apareció una versión con ABS en 2009, operación que se aprovechó para mejorar todo el sistema de frenada.
Sin embargo, no ha sido un camino de rosas para Suzuki, puesto que desde 2007 el modelo ha ido sufriendo problemas con el variador que llevaron a la marca a tomar la decisión de cambiar todos los embragues que tuvieran problemas, incluso en ocasiones fuera de garantía. Esto hizo daño a la popularidad del modelo y se notó en las ventas.
Con la versión 2010 Suzuki parece haber dejado atrás las incidencias. La solución: ha cambiado el variador, con nuevas zapatas, muelles y sistema de ventilación, favoreciendo la limpieza del embrague, para prevenir la cristalización de las zapatas y optimizar su rendimiento. Además, la marca japonesa ha aprovechado para quitar un piñón en el desarrollo. Todos los cambios se traducen en una mayor facilidad para subir de vueltas, una mejora sustancial en aceleraciones y recuperaciones, además de que desaparece el tirón típico que se producía al arrancar desde parado. Como contrapartida, en nuestras mediciones de prestaciones hemos detectado también que ha perdido ligeramente en estirada final y velocidad máxima.
Lo demás
Por lo demás, la Burgman sigue siendo la mismo de los últimos años, manteniendo todas sus virtudes intactas. La más destacada de todas ellas sigue siendo la capacidad de carga con un hueco bajo el asiento de ¡65 litros! Un auténtico maletero donde puedes meter dos cascos integrales la chaqueta y los guantes sin problemas, a lo que hay que añadir las tres guanteras del escudo, completando la capacidad de carga más alta en su categoría.

Otra de sus grandes virtudes es la baja distancia de su asiento al suelo(720 mm), lo que permite que pilotos de todas las tallas lleguen al suelo con ambos pies a la perfección y puedan mover la scooter con agilidad a baja velocidad e incluso en parado. Esto, que es una ventaja para los más bajitos, se convierte en un inconveniente para los más altos, que se pueden sentir algo encajonados. Su altura de asiento y posición del manillar conforman una postura de conducción muy natural y cómoda, que permite acumular kilómetros sin entumecerse.
De paqueteLa Burgman 400 es la preferida por los pasajeros, puesto que tiene muchísimo espacio en el asiento unas buenas asas traseras y dos plataformas enormes para los pies. Es una pena que en 2007 desapareciera el respaldo que hasta entonces la Burgman 400 ofrecía de serie. Es recomendable montarlo, pero ahora tendrás que pagarla como extra.
En cuanto a la calidad de acabados y equipamiento, lo cierto es que todo son elogios. La fabricación, ensamblaje de las fibras, moldes, etc. es excepcional así como la instrumentación muy completa, precisa y visual. El piloto tiene un respaldo para el apoyo lumbar y el tarado de las suspensiones (más duro que en las versiones anteriores) mantiene un buen equilibrio entre confort y aplomo. Tampoco el chasis de la Burgman te pone en aprietos al rodar la límite, ni siquiera en curvas bacheadas y en frenadas muy fuertes.
Uno de los defectos que le encontramos reside en su frenada. No es mala, ni mucho menos (mejoró todo el sistema aprovechando el lanzamiento de la versión con ABS), sin embargo, en 2007 perdió el sistema combinado una gran ayuda, sobre todo para los conductores menos experimentados. Es más, la versión que hemos probado, con ABS incluido, echa el ancla con una gran seguridad y detiene el scooter en unos metros y sin provocar situaciones comprometidas.
Tomado de Scootermania.es
Publicar un comentario

Entrada destacada

POLINI, Productos de alta calidad ahora disponibles en Colombia